Globalten Opinión

Por Eliseo Caballero

Socio Director de AGAZ [ ]

Se va a iniciar un nuevo año y las perspectivas económicas no son nada esperanzadoras para la zona euro: ralentización del crecimiento incluso pudiendo llegar al estancamiento en Francia y Alemania, incertidumbre en los mercados de deuda soberana, dudas sobre el euro, posible perdida de la tripla A para la deuda soberana de Francia… Por no hablar de la economía domestica española: posible recesión en los dos primeros trimestres, caída del consumo familiar, más paro, etc.

El panorama para las empresas y empresarios no es nada halagüeño, sin embargo, es en estos tiempos tan duros donde se fraguan las empresas que serán grandes dentro de pocos años.

Las compañías no pueden solucionar la situación económica general, pero si pueden intentar cambiar su situación y para ello hay que intentar buscar en las entrañas del negocio y sacar aquello que un día fue el alma del mismo: “la ilusión” de los inicios. Cuando una empresa inicia su actividad, tiene muchos de los problemas que tienen hoy, como son las bajas ventas, la bajada de precios, una competencia feroz o los compromisos financieros y, lo que es peor, la incertidumbre en el futuro por venir. Sin embargo poseen ese motor del principiante, la ebullición de la novedad, el reto del día a día, que les hace seguir adelante e intentar buscar soluciones a los problemas.

Por eso le pido al 2012 que las empresas y empresarios recuperen parte de esa ilusión que les hizo un día nacer en el mundo empresarial. Es cierto que existen muchos problemas y que cada día es un reto al que hay que enfrentarse. Es como renacer y reinventarse cada día, buscando pequeños retos y eso un día tras otro. El futuro de nuestras empresas debe construirse pensando en que cada día es último de la vida y debemos disfrutar de la ilusión de vivir ese día.

http://lacasitadellucie.blogspot.com/2011/07/carta-abierta-de-una-hermana.html

Comparte esta entrada