Globalten Noticia, Opinión

Por Teresa Viciana

Directora Jurídica de AGAZ [ ]

La aprobación de la Ley de Agilización Procesal, la cual entró en vigor el pasado 31 de octubre de 2011 ha modificado, entre otras cosas, la regulación que hasta el momento operaba en materia de desahucio con el único objetivo de agilizar este tipo de procedimientos judiciales.

Concretamente se modifica el artículo 440 de la LEC, relativo al juicio verbal y su citación para la vista. La principal novedad radica en que, antes, en los casos de demanda de desahucio por falta de pago de rentas o cantidades debidas, se presentaba una demanda de desahucio y el Juzgado citaba al demandado para la vista indicándole la posibilidad de enervar el desahucio pagando la cantidad debida hasta ese momento. Dicho pago conllevaba la terminación del procedimiento.

Ahora, con la modificación de la Ley en un intento de que el procedimiento termine sin necesidad de que se celebre la vista y se dicte sentencia, se prevé que con la citación a la vista se requiera al demandado para que, en el plazo de diez días, desaloje el inmueble, pague al actor o, en caso de pretender la enervación de la acción, pague la totalidad de lo que deba o ponga a disposición de aquel en el tribunal o notarialmente el importe de las cantidades reclamadas en la demanda y el de las que adeude en el momento de dicho pago enervador del desahucio. Para el caso de no estar el deudor conforme con las cantidades reclamadas siempre queda la opción de comparecer al jucio formulando oposición por los motivos por los que a su entender no deba todo o parte de lo reclamado.

Con esta medida se intenta agilizar este tipo de procedimientos, si bien, siempre nos encontramos con el escollo que supone el tiempo que transcurre desde la interposición de la demanda hasta que esta es admitida a trámite y se produce la citación para la vista.

Comparte esta entrada