Globalten Agaz [ abogados ], Consejos, Derecho de Familia

Por Jessica Alarcón, Departamento de Derecho de Familia

El convenio regulador es el documento en el cual se contienen todos los acuerdos tomados por los cónyuges tras su separación o divorcio, en relación a los aspectos más relevantes afectados por el mismo. Por lo tanto, resulta evidente que nos encontramos ante  un elemento jurídico de vital importancia en el mundo de los divorcios y las separaciones matrimoniales, y cuyo contenido debe de ser conocido, al menos en sus extremos básicos, por todo el mundo.

¿Qué aspectos principales recoge el convenio regulador?

El primer punto que debe de aclarar el convenio regulador es el acuerdo relativo a todos los aspectos relacionados con los hijos del matrimonio, tales como la otorgación de la patria potestad, la declaración de guarda y custodia (en exclusiva o compartida, debiendo aclararse en el primer caso quien la tiene) y el régimen de visitas a los hijos a favor del cónyuge que no es custodio.

En segundo lugar, el convenio regulador tiene que establecer el régimen económico subsiguiente a la disolución del matrimonio. Así, debe recoger el abono de la pensión alimenticia para los hijos (que realizará el cónyuge no custodio), la pensión compensatoria (en el caso de exista un desequilibrio económico evidente entre ambos cónyuges a la finalización del matrimonio), el uso de la vivienda habitual y el reparto del llamado “ajuar familiar”.

Por último, el convenio regulador debe de establecer una adjudicación clara y específica sobre cada uno de los bienes comunes surgidos en un matrimonio firmado con régimen de gananciales. Todos estos aspectos deben de ser señalados de forma minuciosa con el fin de que el convenio sea aprobado posteriormente por un juez.

¿Cómo se firma el convenio regulador?

Habitualmente el contenido del convenio regulador es discutido por los representantes legales de ambos cónyuges, que redactan un documento con los extremos del mismo. Ese documento se presenta ante la autoridad judicial que esté llevando a cabo el proceso de separación o divorcio quien, en caso de no encontrar ningún problema en su contenido, dictará sentencia aprobatoria en un corto período de tiempo. Si el juez encontrase aspectos ilegales o descompensatorios en el contenido del convenio regulador, instaría a las partes a rehacerlo, debiendo aprobar posteriormente el nuevo convenio con sus variaciones. En el caso de que los aspectos inadecuadamente recogidos en el convenio hicieran referencia a los hijos menores de edad, el juez informará del contenido del mismo al Ministerio Fiscal, que podrá intervenir.

Comparte esta entrada