Globalten Noticia, Opinión

Por Marcos Galera

Socio Director de Agaz [ ]

No podemos olvidar que hace pocos meses, la liga de futbol no pudo comenzar por la huelga de jugadores. Pues bien, cinco meses después las partes han roto las negociaciones sobre el nuevo convenio colectivo. Ambas se acusan de ponerse trabas para poder cerrar un acuerdo sólido. Si nos leemos los comunicados que han realizado ambos, se nos habla de ruptura unilateral de negociaciones y de intransigencia de la posición mantenida por la AFE.

A éstas alturas de la liga y con el fin de no poner en peligro la competición, la AFE descarta por el momento una nueva huelga “dado que los derechos de los futbolistas se encuentran salvaguardados a través del convenio colectivo de fecha 31 de mayo de 2008 en la parte que es de legal aplicación”.

La liga de futbol rofesional critica que es inadmisible el nuevo sistema de remuneración planteado por los jugadores, pues obliga a los clubes a “abonar un mayor porcentaje del salario en las mensualidades ordinarias”.

Por otro lado la AFE pretendía que en los nuevos contratos se establecieran unos plazos obligatorios de ficha, en función del porcentaje de salario que el futbolista perciba como salario mensual. Sin embargo la Liga, en la situación actual en la que la crisis afecta de igual forma a los clubes, no está dispuesta a aceptar este punto.

Afirman que “La LFP ha realizado el estudio del impacto de la propuesta de AFE sobre los clubes y sociedades anónimas deportivas, llegando a la conclusión de que dicha pretensión conllevaría un cambio muy relevante de la estructura retributiva actual, que no puede ser asumida por los clubes/SADs al carecer de una estructura de ingresos que les permita hacer frente a dichas pretensiones y menos aún ante la actual coyuntura económica”, admite la patronal.

Por otro lado, el motrileño Luis Rubiales señala que la modificación de la estructura retributiva “fue la primera propuesta realizada por la LFP a AFE”, y que fue la propia Liga la que insistió en la mesa negociadora de la necesidad de la misma. En lo que no se ponen en nada de acuerdo, es en la cesión de los derechos de imagen de los futbolistas.

Los futbolistas señalan que el no avanzar en la negociación se debe a que existen ” otras circunstancias externas a la mesa de negociación y muy distintas a las propuestas que se venían estudiando”, y añaden, que ante el descontento exigirán para próximas reuniones que comparezca “un observador independiente que bien puede ser del CSD, de la RFEF, del COE, o de cualquier otra entidad legitimada para ello”.

Todo parece apuntar que el año que viene, que no hay competición de la selección española a corto plazo, La Liga comenzará con una nueva huelga. Esperemos que de ser así, por lo menos sea con otra nueva Eurocopa en las vitrinas de nuestra selección.

Comparte esta entrada