Globalten Agaz [ eventos ], Noticia

Desde que en 1982 la familia Álvarez Mezquíriz se hizo cargo de las bodegas Vega Sicilia ha conseguido situar a la empresa a la cabeza del mercado español. En su gestión mezcla tradición e innovación para expandir este negocio en un sector que ha evolucionado hasta convertirse en uno de los más productivos y distintivos de la marca España en todo el mundo. El director general de Vega Sicilia, Pablo Álvarez, visitó ayer Granada, gracias a la iniciativa del grupo de servicios jurídicos Agaz, para acercar a los empresarios granadinos un modelo de gestión eficiente en época de crisis.

–Cuando su familia se hizo cargo de las bodegas en 1982, España atravesaba una crisis económica similar a la actual.

–Nos iniciamos en el mundo del vino porque era Vega Sicilia, si hubiera sido otra bodega igual nunca hubiéramos entrado en este mercado. Las conversaciones empezaron dos años antes. El primer encargo que tuvo mi padre fue encontrar alguien en Europa que quisiera comprar. La persona que estaba al frente del negocio, Jesús Anadón, buscaba a una persona que le diera garantía de continuidad.

–¿Cómo ha visto la evolución del sector desde entonces?

–No creo que haya ningún país en el mundo que haya experimentado el desarrollo que ha vivido España en los últimos 30 años. Hemos pasado de tomar vino porque aportaba calorías al cuerpo a crear toda una cultura. Realmente fue Francia la que comenzó a desarrollarla y eso es lo que provocó aquí ese ‘boom’. También el desarrollo económico de los últimos diez años, si quitamos los dos últimos, ayudó a ello.

–¿Cómo subsiste el mercado español en una época difícil?

–Hay de todo, pero es complicado. Se habla de que las exportaciones de vino han aumentado entre un 20 y un 30%, pero me gustaría ver el valor del vino. Se vende a costa de tirar los precios y esa no es la solución. Eso para la fama de los vinos españoles no viene nada bien. La situación es bastante complicada, pero creo que para la crisis hay que prepararse con antelación. Es una pena que un país histórico como este tenga fama de vender vino barato. Los vinos hay que enseñarlos, viajar, darlos a probar y luego mantener los precios. La calidad se paga.

–Iniciativas como las jornadas del vino de Granada desarrolladas por IDEAL ayudan. ¿Conoce los vinos granadinos?

–No los conozco bien, pero supongo que ha sufrido el mismo proceso que en otras zonas, que se han desarrollado en los últimos diez años. Creo que se tiene que invertir tiempo, porque los vinos no se hacen ni en dos años ni en tres. Lo que deben hacer los productores granadinos es conseguir hacer los mejores vinos posibles con esta tierra y estos viñedos.

–Vega Sicilia es un referente en el sector. ¿Cuál es el secreto?

–Cuando mi familia compró la bodega estaba empezando la cultura del vino en España. Nosotros lo que hemos hecho es tratar de hacer cada vez un vino de calidad mejorando las viñas. Las bodegas antiguas eran elefantes que estaban quietos, pero nosotros hicimos que la técnica estuviera a nuestro servicio. Esa ha sido la clave del éxito.

Entrevista publicada en Ideal

Comparte esta entrada