Globalten Agaz [ abogados ], Noticia, Reclamaciones a Bancos

Por Enrique Rodríguez Zarza – Socio Fundador de Agaz

El de las preferentes es un tema que lleva un par de años en el candelero de los medios de comunicación, y que ha llegado a tomar un sentido de problema social, debido a la imagen que se ha dado de que los principales afectados son personas de edad avanzada. Sin embargo es bastante común hablar de este producto financiero sin conocer exactamente qué es.

Uno de los elementos que contribuyen a este desconocimiento es el propio nombre del producto, ya que las participaciones preferentes no son “preferentes” sobre nada. Básicamente hablamos de un instrumento financiero que no otorga derechos de gestión administrativa alguna a su receptor, y cuya rentabilidad está supeditada a la obtención de beneficios del emisor, en este caso normalmente el banco.

Es decir,primera idea: el hecho de tener participaciones no te hace en modo alguno accionista del banco, y las mismas generan beneficios únicamente cuando el banco también los consiga. En otras palabras, el éxito de dicha inversión está directamente ligado al éxito de los resultados bancarios. Por ello la Comisión Nacional del Mercado de Valores las define como valores de rentabilidad variable y no garantizada. Evidentemente hablamos de un producto que puede dar altos intereses en años de bonanza y generar un beneficio igual a cero en los de recesión.

Segunda idea básica: su duración es indeterminada, aunque en ocasiones se añade una cláusula de derecho de cancelación a partir del quinto año desde la firma. Además en caso de quiebra del banco el valor de estas preferentes no está cubierto por el Fondo de Garantía de Depósitos. En el caso de desear vender las preferentes el propietario deberá acudir al Mercado Secundario, encontrándose con un enorme número de productos muy similares y de poca rentabilidad. La conclusión es que seguramente esta venta no llegue a cubrir el precio que pagó en su día por esas participaciones preferentes.

Evidentemente de todo lo anterior se puede apreciar que hablamos de un producto financiero complejo, en modo alguno un fondo de ahorros o inversión habitual, sino ligado a las fluctuaciones del mercado. Un producto, pese a todo, legal. Y es que con las preferentes no se discute el producto en sí mismo, que no deja de ser un producto de riesgo como otros muchos que existen en los mercados financieros, sino la publicidad engañosa” que en ocasiones los jueces han apreciado se realizó sobre el mismo, vendiéndolo como inversión segura lo que era una aventura de resultado incierto.


Si tiene un problema relacionado con preferentes o simplemente desea ampliar información puede consultarnos de forma gratuita.

958224341 - Granada

MÁS DATOS DE CONTACTO

Comparte esta entrada